Cómo hacer un libro encuadernado a mano

Libro encuadernado a mano con papel y tela
La navidad ya está aquí. Nos guste o no. Es una realidad. Así que llega la época de regalos. Y si estás pensando en alguien especial, al que le quieres hacer un regalo personal, esta idea te puede interesar: un libro encuadernado a mano.

Un libro siempre nos parece un buen regalo, pero si además lo encuadernas tú, mejor. Pero si además lo has escrito tú, ¡ahora sí que es un regalo personal!

Este que os enseñamos fue el regalo que la que os escribe (Isabel) les hizo a Sonia y a Rubén por su boda.

Detalle de la encuadernación del libro

Los novios me pidieron que hablara en su boda, así que fue la forma de que, además de escribir el discurso y leerlo allí con ellos, pudiesen conservarlo.

La verdad es que nunca había hecho un libro encuadernado por mí misma, así que me apetecía mucho probar.

Rubén y Sonia, la portada interior del libro encuadernado

Estuve buscando muchas opciones en internet, pero al final, elegí un encuadernado japonés, porque me pareció bastante sencillo, y lo podía hacer con los recursos que tenía por casa.

Os dejo directamente el vídeo que me sirvió de tutorial aquí, para que lo veáis, porque está muy bien explicado.


Vídeo sacado de la web de Papelísimo.

No es complicado, aunque sí que es un poco laborioso. En mi caso sobre todo porque el tamaño que elegí fue totalmente personalizado, con lo cual, tuve que cortar hasta el papel del interior. Todas las hojas al mismo tamaño.

Detalle del interior del libro.

Menos mal que tengo una guillotina y no me costó demasiado. ¡Y que tampoco iba a escribir una novela! Necesité poquitas hojas.

Pero es una manualidad que disfruté mucho haciendo: seleccionando el papel del interior, el papel ilustrado para las tapas, una tela a juego para que el punto en el que doblan las tapas no se estropee… Le decoré hasta el interior de las tapas, con motivos vegetales hechos con un sello.

Detalle de sellos en la parte interior de las tapas del libro

Y luego trabajando de una manera que nunca lo había hecho, era algo totalmente nuevo, y eso siempre es un aliciente para mí.

Seguro que se os ocurren vuestras propias versiones para esta navidad. ¡Si lo probáis, contadnos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *