Tote bag pintada con spray

Tote bag pintada con spray usando una plantilla en forma de estrella
Las tote bag son unas bolsas súper versátiles. Sirven para todo: de bolsos, para llevar la comida, para llevar documentación, para llevar nuestras labores cómodamente… incluso para ir a por el pan. Por eso, personalizarlas es una forma de llevarlas con el diseño que más nos guste. Hoy os enseñamos una Tote bag pintada con spray.

Si algo descubrimos en el DIY Hunters Day al que fuimos hace un par de años, gracias a Marta, de 2nd Funniest Thing (fans totales de esta chica), es que pintar con spray es una de las cosas más fáciles y rápidas para customizar cualquier cosa.

En esta ocasión, además, hemos combinado dos técnicas diferentes, aprovechando las dos caras de la bolsa, para llevarla del lado que más nos guste.

Por un lado, hemos utilizado una plantilla, con forma de estrella, y por el otro, hemos utilizado la técnica del Tie Die o Shibori.

Para hacer la estrella:

Simplemente utilizamos un folio con una estrella impresa, que recortamos con la ayuda de un cúter. Después, con pegamento removible en spray, impregnamos bien el papel y lo pusimos sobre la bolsa, bien centrado.

Utilizamos un tono azul de base, y después, en las puntas lo rematamos con un tono ocre metalizado.

Una vez pintado, dejamos secar y retiramos el papel. Gracias al pegamento removible, no quedan marcas de ningún tipo en la tela.

Detalle de la estrella en la Tote bag

Para la otra cara de la tote bag, hecha con la técnica Tie Die o Shibori:

Usamos una bola de papel que colocamos más o menos centrada en el interior de la bolsa. Con ayuda de una goma, “forramos” la bola con la tela, de forma que quedase la bola en el centro de la bolsa, atada con la goma por fuera.

Y otra vez, esta vez con una capa rosa, más clara, primero, y con otra burdeos después, pintamos con nuestro spray.

Dejamos secar y al quitar la goma y la bola, el resultado es el que veis en la foto.

Tote bag pintada con spray usando la técnica Shibori

En este caso usamos pintura de spray de Pinty Plus, porque era lo que teníamos a mano. Existen también otros sprays específicos para tela, pero veréis que con este no hay ningún problema, se puede lavar y la pintura permanece.

Es importante que no os vengáis arriba con el spray, más vale ir poco a poco que pasarnos, porque en ese caso, la pintura, una vez seca, quedará cuarteada.

Para finalizar, os diremos que esta tote bag pintada con spray era un regalito, y antes de entregarla, la lavamos. De esta forma, los colores se asientan más y desaparece el exceso (incluso, si nos hemos pasado y el spray ha llegado a zonas donde no queríamos, si es muy ligeramente, las marcas desaparecerán).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *